Hacia la desburocratización del comercio exterior

Febrero 2018

Hacia la desburocratización del comercio exterior


En los últimos meses el gobierno instrumentó una batería de medidas para agilizar los trámites en Aduana vinculados a las exportaciones e importaciones de productos. Repasamos aquí los más relevantes.

Según informó el portal de noticias Infobae, en un plan liderado por el Ministerio de Producción, la Secretaría de Comercio, Hacienda y la Cancillería, se comenzaron a eliminar pasos innecesarios y se digitalizaron procedimientos con el fin de mejorar y lograr una mayor transparencia en los trámites, mejorando las prácticas del comercio exterior, entre otros ámbitos. Fuentes oficiales estiman que través de la simplificación de los mecanismos burocráticos, el Estado podría ahorrar unos $93.000 millones, es decir, el 1% del PBI, en un período de dos años.

Entre las medidas implementadas, se destaca la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), una única vía de ingreso y tratamiento de la información relativa a las operaciones de comercio exterior. Se trata de una plataforma que ya está en uso y donde se prevé se cargarán digitalmente el 100% de los trámites vinculados a la importación, exportación y tránsito aduanero para fines de diciembre. Su implementación permite ahorrar tiempo y recursos que antes se perdían acudiendo físicamente a las agencias gubernamentales.

Otro de los aciertos del plan, fue la agilización y digitalización del trámite de caución aduanera que antes demoraba siete meses y hoy se realiza de forma electrónica, en 72 horas. Gracias a la implementación del seguro de caución, se logró aumentar un 80% la liberación de mercadería en el último año, evitando que quede frenada en puertos y depósitos.

La reforma también apuntó a la importación de bienes de capital usados en tanto la Secretaría de Comercio estableció un régimen que permite la importación definitiva para consumo de los bienes usados de ciertas posiciones arancelarias, así como de las partes y piezas importadas a consumo para ser incorporadas a los mismos. El trámite que antes demoraba 1 año, hoy tarda 30 días y prevén bajarlo a 48 horas.

Cabe destacar también, la exención del pago de los derechos para la importación de líneas de producción, la agilización del control físico de las mercaderías en Aduana, la digitalización del trámite de certificación de seguridad para los productos eléctricos y la creación de un régimen simplificado para pequeñas exportaciones.

Estas medidas se enmarcan en un plan de desburocratización y simplificación de trámites del Estado que está llevando a cabo el Gobierno. Según el Diario La Nación, se estima que el sector privado ya ahorró $ 10.000 millones gracias a las modificaciones realizadas. El objetivo: mejorar la relación entre el Estado y las empresas, reducir costos, promover la inversión y favorecer la competitividad y el comercio.

Se trata de un proceso de desburocratización que sin dudas beneficia a todos los actores intervinientes en el comercio exterior.