Un sector golpeado por el dólar

Junio 2018

Un sector golpeado por el dólar

Por Javier Carrizo - CEO de GEA Logistics
Artículo publicado originalmente el 12/06/2018 en Énfasis Logística

Si bien la última polémica está centrada en el aumento o no de las tarifas por encima de los salarios, hace ya varias semanas que diferentes factores de la economía tienen en vilo a gran parte del país, con la consiguiente repercusión en cada una de las industrias y servicios.

La escalada del dólar, que lo llevó a $ 25 en pocos días, parece haberse desacelerado, pero dejó fuertes consecuencias en sector del transporte de cargas. A nivel general –y en común con otros sectores- influye de forma muy negativa, dado que las deudas que tenemos por cobrar están en pesos y la devaluación ya los hace valer menos.

Entrando puntualmente en el sector, se entiende que por la suba del dólar bajarán las importaciones y subirán las exportaciones, ya que para el importador es más caro comprar afuera y para el exportador es más rentable vender afuera, aunque esto último no significa una mejora para la actividad.

En cuanto a los costos, la apreciación de la moneda extranjera impacta en muchos rubros. El más directo, en el transporte, es el gasoil. Ese aumento impacta en el flete de forma directa. Si esto ocurre cada mes, el costo se deberá trasladar a los clientes, situación que desgasta y deteriora la relación comercial. Teniendo en cuenta esto, de alguna forma terminará trasladándose a productos.

También los vehículos o partes de vehículos –en caso de necesidad de recambio- que sean importadas, se verán afectadas por este aumento. Sin adentrarnos en lo que son otros costos más generales, como los laborales, energía, etc, quer sufrirán las consecuencias del aumento del dólar.

Lo cierto es que las primeras semanas, cuando se inició la escalada, hubo un impacto muy directo en el sector: se detuvo el trabajo y se complicó la cadena de pagos. Hoy en día se estabilizó un poco, aunque al ser todo tan cambiante e incierto se nos hace muy difícil detectar hacia dónde va a derivar el contexto.

Quién financia a quién

Más allá del dólar, hay otras situaciones comerciales que acompañan dicho impacto negativo. En nuestro país existe una cultura muy establecida que dice que el transporte terrestre debe financiar el servicio a sus clientes. Algo que se da por hecho, aun cuando desde nuestro lugar no se consigue financiación en ninguna de nuestras compras.

Por otra parte, el hecho de que no haya seguridad jurídica en cuanto a la certeza de cobrar las facturas pendientes en tiempo y forma, hace que algunas empresas que contratan el servicio se aprovechen de la situación.

Más allá de tratar de ordenar el tema económico, los funcionarios podrían darle un respaldo al sector, a través de la quita de impuestos, como Ingresos Brutos o el impuesto al cheque. Sería importante, a su vez, tener una mayor seguridad jurídica y, por otro lado, mantener la obra pública para darle una infraestructura más sólida al país.

Para finalizar, se entiende que estas medidas se deben llevar a cabo y que codo a codo (estado, empresas y trabajadores) deberán alinearse para el bienestar del país.